ENCARNI DÍAZ «GINGER» BIO.

Encarni Díaz «Ginger» es una artista malagueña autodidacta enamorada de lo singular y misterioso.

Su trabajo explora sentimientos y emociones representados principalmente por figuras femeninas sin identificación facial, amuletos, referencias simbólicas y animales no humanos que cohabitan en un mundo imaginario y enigmático más típico de los sueños que de la realidad que conocemos. Estos personajes recrean situaciones, temores, deseos y esperanzas que sólo pueden ser descifrados por una visión imaginativa capaz de capturar el mensaje oculto bajo la superficie, todo envuelto en un universo de magia y secretismo que permite que sus sentimientos salgan a la luz tímidamente, sin exponerlos en su totalidad.

Su trabajo contiene muchas referencias a un mundo interno desarrollado a partir de una infancia vinculada a las historias y cuentos de escritores del XVIII y XIX como los hermanos Grimm, Perrault o Hans Christian Andersen entre otros, cuyas historias llenas de intriga, simbolismo y alegorías fueron su primer contacto con lo que algunos años más tarde, en su adolescencia, sería un amor incondicional por la ficción y la fantasía, tanto en la literatura como en el cine, reflejándose esto a veces en su obra en guiños generacionales a los nacidos en los años 70 y 80 del siglo pasado.

Esa imaginería de su infancia y juventud, junto con una estética misteriosa y cautivadora son las herramientas a través de las cuales la artista nos cuenta sus experiencias personales, su interpretación de la vida, en ocasiones revelando vulnerabilidad o nostalgia y siempre comunicando emociones, a través de una narrativa visual, que es el corazón de su trabajo.

Su capacidad para desarrollar una representación onírica de su mundo interior a través de la pintura responde a una necesidad emocional que nace en un principio como un proyecto puramente personal, pero que pronto despertaría la curiosidad del observador, atraído por esa especial simbiosis que parecen compartir las criaturas de sus obras.

Ginger invita intencionadamente a los espectadores a identificarse con sus pinturas, a que se reflejen de alguna manera en su mundo fascinante, a descubrir las preguntas lanzadas al aire y a encontrar sus propias respuestas.

Su trabajo ha sido expuesto internacionalmente en varias galerías de la escena pop surrealista, y actualmente está preparando un monográfico que recopilará gran parte su trabajo y que será editado este año.